25 may. 2012

Los misterios de una cueva cántabra





MIRELLA PÉREZ QUISPE.Torrelavega



Dudas, preguntas y curiosidades de la charla / JUAN M.
La prehistoria y sus historias / JUAN M
 Los misterios de la cueva del Mirón / JUAN M.
"La cueva del Mirón, una cueva llena de misterios y historias", así se expresaba Manuel González Morales, catedrático de la Universidad de Cantabria y gran arqueólogo, quien nos dejó esta impresión sobre las cuevas y también hizo renacer en nosotros un  gran interés sobre la Prehistoria. Manuel González Morales nos hizo entender que los arqueólogos no son como Indiana Johns. Su trabajo no es tan fácil como aparece en las series como CSI, que las pruebas que envían al laboratorio no se lo entregan tan rápido; ellos tardan un poco más en conseguir los resultados del laboratorio; además nos informó con amplitud sobre las cuevas y de cómo ellos encontraban toda la información, porque no solo los huesos nos informan de lo que pasó hace años  sino que también las conchas, como dijo él “hay que saber preguntarles“ porque así sabremos ya que los huesos y conchas nos dirán cómo cazaban y qué especies había. Manuel ahora mismo está trabajando con una cueva llamada el Mirón que se encuentra en las proximidades de Ramales y no está sola porque cerca de donde está situada hay otras cuevas. Además cerca de la cueva pasa un camino real donde Carlos V paró para mirar hacia atrás y ver lo que dejaba en Alemania, tras desembarcar en el puerto de Laredo pues iba a la corte tras ser nombrado emperador. Por ese hecho  se la llama la cueva del Miron  además de porque tiene muy buenas vistas, pero esta cueva aun tiene más misterios, por ejemplo, antes de que llegaran los arqueólogos habían estado unos cazatesoros que les ahorraron el trabajo de tener que escavar poco a poco pero también les perjudicó. En la cueva encontraron los huesos de una mujer que estaba entre los 30 y 35 años; su alimentación se basaba en comida de caza y alimentos marinos; no saben nada de su familia pero sí saben que en esa etapa de la prehistoria no existía todavía la tradición de enterrar a los cadáveres así que la mujer no fue enterrada; tiempo más tarde el cadáver fue enterrado, alguien lo enterró y no se sabe quién pero sí sabemos que la mujer tenía algo de especial. A estos arqueólogos les ayuda el instituto de Burgos y llevan 15 años trabajando en esta cueva; Manuel González Morales es un gran arqueólogo que goza de prestigio y reconocimiento en Estados Unidos.        















No hay comentarios: